Cultura, genes y epidemiología evolutiva en los trastornos del comportamiento alimentario: una polémica interesante

Maritza Rodríguez Guarín

2005 - Producción cientifica - Evento científico

La anorexia nerviosa (AN) fue descrita inicialmente como una enfermedad de los países industrializados de Occidente, y ha sido considerada como “ligada a la cultura”. Sin embargo, el perfil predominante de jóvenes adolescentes (o púberes) de Europa o Estados Unidos, de alto nivel educativo, clase media o alta, pertenecientes a una familia que valora el desarrollo intelectual, ha ido perdiendo protagonismo. Actualmente, el perfil de riesgo se hace cada vez más amplio.

Para considerar que una enfermedad está “ligada a la cultura” es preciso que solamente tenga significado o sea comprensible dentro de un contexto cultural específico. También es necesario tener en cuenta lo que es visto como normal o anormal por los miembros del grupo social en el cual se está observando el patrón comportamental.

La noción ligado a la cultura denota aún más: implica que el síndrome o conjunto de signos y síntomas no ocurra de manera universal en la población, sino que permanezca confinado a una cultura específica. Este punto de vista tiene importantes implicaciones para la explicación teórica y el tratamiento de la enfermedad. Llama la atención que los síndromes ‘típicamente’ ligados a la cultura occidental ocurran predominantemente en mujeres (histeria, agorafobia, AN), lo cual carece de sustento biológico, dado que los hombres también padecen de estas enfermedades.

Para leer el documento completo haz clic en el botón descargarDescargar

Suscríbete a nuestras publicaciones

Suscríbete y recibe las últimas publicaciones en tu correo electrónico.

Suscribirse